Biografía De Francisco de Quevedo

La Biografía de Francisco de Quevedo, el gran poeta español nació en el otoño de 1580 en una familia aristocrática de Madrid. El padre del futuro escritor Don Pedro Gómez de Quevedo era en ese momento secretario personal de la Reina de España, y su madre, María de Santibaries, era su dama de la corte. Francisco creció y se crió en una atmósfera de palacio de lujo sofisticado.

Educación excepcional

Biografía de Francisco de Quevedo
Francisco de Quevedo

Recibió una educación brillante en ese momento: primero se graduó del Colegio Imperial de los Jesuitas, y luego, una de las universidades más antiguas de España, Alcalá de Henares.

Francisco de Quevedo hablaba latín, griego antiguo y hebreo. También podía hablar y escribir italiano, francés y árabe. Además de las disciplinas filológicas, el joven aristócrata también sabía de matemáticas, derecho, teología e incluso medicina.

Inicio de sus obras

Quevedo escribió las primeras obras literarias serias como estudiante. Antes de cumplir los veinte años, ya había creado El origen y la explicación de la estupidez y la Genealogía de los tontos. En 1601, el joven Francisco se mudó a Valladolid, una ciudad que, por un corto tiempo, sirvió como la capital de España.

Ya en 1604, los poemas de Quevedo se publicaron en colecciones de poesía. Dos años después, el poeta regresa a Madrid, convirtiéndose nuevamente en el centro administrativo del reino. A la edad de treinta años, Francisco de Quevedo ya es un famoso poeta, satírico y panfleto. El público lector en España admira sus poemas, “Cartas del caballero de las Tenas” y los cuentos satíricos de la serie “Sueños”.

El exilio

Por desgracia, durante mucho tiempo el poeta no logra disfrutar de una vida feliz y tranquila en el cenit de la fama. En 1611, mata a su oponente en un duelo y se ve obligado a abandonar España. Quevedo encuentra refugio en Sicilia, en la residencia del virrey de Sicilia Pedro Telles Girón, duque de Osuna. Cuatro años más tarde, el exilio se convierte en uno de los socios más cercanos del duque, que está en el cargo de virrey de Nápoles. Así, el poeta participa activamente en los asuntos políticos del virreinato.

Regreso a España

En 1618, resulta que participó en una conspiración dirigida contra la República de Venecia. Francisco de Quevedo fue condenado a muerte en ausencia y obligado a huir nuevamente. Regresa a su España natal, donde lleva una vida aislada en un nido familiar: la finca de Torre de Juan Abad. El Rey Felipe III, el duque de Lerma (Francisco Gómez de Sandoval-i-Rojas) e incluso el antiguo patrón del duque de Osuna se apartan del escritor deshonrado. Para Quevedo, comienza una racha negra. En el retiro, nuevamente toma la pluma y escribe un tratado, “La política de Dios”.

Solo en 1623, el nuevo rey de España Felipe IV permite que el poeta regrese a la capital. Quevedo vuelve a la vida en la corte. Su patrón se convierte en el favorito real de Gaspard de Guzmán Olivares. El escritor acompaña al monarca en viajes y publica algunas de sus obras, como “Sueños”, “La historia de la vida de un traidor” y “Razonamiento sobre todos los demonios”.

Debido a su aguda sátira, Quevedo adquiere muchos enemigos influyentes. Así, en 1629, se publicó el folleto “Venganza por el idioma español”, escrito por el inquisidor Juan Ponce de León. En este libro, las obras de Quevedo se examinan en detalle por la presencia de ideas heréticas y el ridículo de la iglesia. Pasan dos años y una parte considerable del sátiro Quevedo cae en la inquisición “Índice de libros prohibidos”.

Biografía de Francisco de Quevedo – Últimos años de vida

Las desgracias del poeta, sin embargo, no terminan ahí. En 1639, alguien pone debajo de la servilleta sobre la mesa del rey un llamamiento poético anónimo con descripciones detalladas del sufrimiento y la desgracia que le sucedió al pueblo español, las acciones ilegales del Rey y el duque de Olivares cerca de él.

El monarca concluye que el autor del mensaje temerariamente audaz es Francisco de Quevedo. El poeta es arrestado y enviado a una prisión ubicada en el monasterio de San Marcos. Lo liberan solo cuatro años después. De la conclusión, el escritor sale enfermo y moralmente roto. Se va de Madrid, al principio se retira nuevamente en Torre de Juan Abad, y luego se traslada a la ciudad de Villanueva de los Infantes, donde muere en septiembre de 1645.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba