Biografía De Francisco Javier Echeverría

Francisco Javier Echeverría fue un negociante, comerciante y político mexicano que ocupó la presidencia interina de México por 18 días.

Vida temprana

Francisco Javier Echeverría nace el 25 de julio de 1979 en Xalapa Veracruz como el tercero de los hijos de María del Rosario Francisca Migoni Godoy y su esposo, el negociante Pedro Miguel Echeverría Meoqui.

Echeverría tuvo una educación primaria privilegiada gracias a la buena posición económica de su familia, y aunque no estudio una carrera, desde joven se dedicó a aprender la ocupación de su padre convirtiéndose en negociante y trabajando en los negocios familiares. Además de esto, siempre fue un hombre amante de la cultura y ávido lector de libros de economía que le dieron un amplio conocimiento acerca de su ocupación.

El 15 de diciembre de 1823 contrajo nupcias en Ciudad de México con María del Refugio Almanza, también de Xalapa con quien tuvo varios hijos.

Inicios en la política

Francisco Javier EcheverríaEn 1829, Francisco Javier Echeverría fue electo como diputado en el Congreso de Veracruz y el mismo año, se le designa como en un cargo en la Comisión de Hacienda. En este cargo ayudó a que el erario del Estado fuera reducido en concordancia con la situación económica del país para el momento.

Para 1830 tras la muerte de su padre, Francisco junto a otro de sus hermanos conformaron la hacienda “Viuda Echeverría e Hijos” que se convertiría en una de las fincas comerciales más exitosas de Veracruz. En 1834, la firma comercial se trasladaría a la Ciudad de México.

Durante la presidencia de Santa Anna en 1834, Francisco Javier Echeverría es nombrado por el mismo presidente como Ministro de Hacienda. Se mantuvo en este cargo 4 meses, desde mayo hasta septiembre del mismo año. Su salida se debió a su dimisión, según el mismo Echeverría, causada por diferencias que tenía con la administración de Santa Anna.

Luego de esto, en 1836 durante la segunda presidencia de Anastasio Bustamante pasó a formar parte del Consejo de Estado. En este consejo trabajó en la sección de hacienda. El 27 de julio de 1839 se le nombra una vez más como Ministro de hacienda. Esta vez, permanece en el cargo hasta el 23 de marzo de 1941. Este período económico fue uno muy difícil pues el gobierno debía enfrentarse a los daños ocasionados por la Intervención Francesa en México.

En este cargo, Francisco Javier Echeverría fue el responsable por aplicar medidas económicas que mantuvieran a flote el estado y salvaran las finanzas públicas. Aunque Echeverría aprovechó la situación para aumentar su fortuna privada, esto fue de alguna manera perdonado porque sus labores financieras lograron mejorar la situación general del estado. En una época en la que la bancarrota de la nación era casi inminente, el ahora ministro de hacienda le entregaba al presidente Bustamante un excedente de más de 600 mil pesos.

Lamentablemente su cargo como Ministro no acabaría en buena fe. Algunos miembros de su gabinete habrían autorizado la importación de productos que se encontraban prohibidos. Echeverría negó saber de esta importación pero decidió renunciar a su cargo. Para ese momento, el estado le debía una suma de dinero altísima por sus servicios y créditos para mejorar las finanzas nacionales.

Presidencia

Al estallar en la capital en 1841 la revolución conocida como “Regeneración” el presidente Anastasio Bustamante toma el mando de las tropas y se dirige a combatir la insurrección. Es en este momento cuando las cámaras nombran a Francisco Javier Echeverría como presidente interino de la República.

El cargo lo asume el 22 de septiembre de 1841 y solo lo ostentó por 18 días. En este corto período aumentó en un 10% los impuestos al consumo; sin embargo, el ambiente de confusión y anarquía lo hicieron renunciar al cargo y retirarse a hacerse cargo de sus asuntos personales.

Luego de la presidencia y muerte

Luego de dejar el poder en manos de Santa Anna en 1841 y pasar algunos años encargado de sus negocios personales, en 1850 es electo una vez más como diputado de Veracruz, cargo que repitió el año siguiente. Echeverría también se dedicó por muchos años a apoyar económicamente algunas causas justas. Se desempeñó como presidente de la Academia de San Carlos desde donde usando dinero de su bolsillo salvaría de la ruina a la Casa de Corrección de Jóvenes que se volvería la mejor de su clase en el Nuevo mundo.

Vivió el resto de sus días manteniendo esa mentalidad altruista hasta su muerte el 17 de septiembre de 1852. Tenía tan solo 55 años cuando falleció en su casa de la Ciudad de México.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba