Biografía De José De Acosta

El sacerdote jesuita español José De Acosta se destaca en la historia por sus misiones a las Américas y su importante trabajo como antropólogo y naturalista dedicado a describir a los indígenas y sus costumbres.

Vida temprana

José De Acosta nace en 1540 en Medina del Campo, Valladolid, España como el hijo menor de Ana de Porres y Antonio de Acosta. Su familia era profundamente religiosa lo que llevó a 8 de los 9 hermanos a convertirse a órdenes religiosas, incluyendo a José.

Con tan solo 11 años, José De Acosta ingresa a la Compañía de Jesús como novicio y tal era su inteligencia y talento, que a los 15 años ya se desempeñaba como profesor de latín. Al mismo tiempo, utilizaba sus horas libres para escribir obras basadas en la biblia o comedias y tragedias que eran representadas por sus compañeros.

Durante su residencia en Alcalá de Henares entre 1559 y 1567 estudió teología, filosofía y ciencias naturales. Finalmente, en 1567 es ordenado sacerdote.

Vida sacerdotal y misión

José De AcostaUna vez ordenado, es enviado a Ocaña y Plascencia con el encargo de dar clases de teología en varios colegios jesuitas de la región. Estando allí, decide pedir que se le envíe como parte de una misión a América. En 1571 emprende un viaje que lo lleva a la Isla Española en las Islas Galápagos en Ecuador. Unos pocos meses después de su llegada, emprende su recorrido por tierra llegando a Perú en 1572. José De Acosta formaba parte de la tercera misión jesuita enviada a esas tierras.

A su llegada a la capital, Lima, José De Acosta es encomendado a unirse al Virrey Francisco Álvarez de Toledo por lo que debió emprender un rudo viaje a través de las montañas de los Andes. Una vez en su destino, y luego de la decapitación de Tupac Amaru I, se unió a Toledo en un recorrido por el virreinato de Perú para organizarlo.

Dentro de sus labores como sacerdote jesuita, y aupado por su amor al conocimiento, José De Acosta se dedicó a fundar una serie de colegios en diversas regiones. Para hacer esto, debió hacer diversos recorridos por la región lo que aumentó su interés en la zona y en el estilo de vida de los aborígenes peruanos.

Los jesuitas tenían su sede principal en Juli, cerca del Lago Titicaca. Aquí se estudiaban las lenguas aborígenes para facilitar la evangelización. Se cree que estando en este lugar, comenzó Acosta a trabajar en sus importantes obras literarias enfocadas en las poblaciones indígenas.

Se sabe que José De Acosta se trasladó de nuevo a Lima cerca del final del virreinato de Toledo. Allí, se dedicó a impartir clases de teología en la Universidad de San Marcos. Para 1576 es nombrado como provincial de la Compañía jesuita.

Cumpliendo con una orden del Concilio Tridentino, José De Acosta se dedicó a elaborar el Catecismo y el Brevario en tres lenguas aborígenes originarias.

Historia natural y moral de las Indias

Esta es sin duda la obra literaria más importante de José De Acosta. Fue publicada en Sevilla en 1590, y desde ese momento se volvió una obra de gran importancia en Europa siendo traducida a diversos idiomas desde su publicación.

En esta, el sacerdote jesuita se dedica a mostrar un estudio profundo y amplio de una variedad de aspectos. Se trata de una compilación de 7 libros que tratan una diversidad de temas de gran interés, incluso en los tiempos modernos.

En los primeros 4 libros se describen los temas naturales de la región que incluyen observaciones biológicas, geográficas, cosmográficas y botánicas. Los últimos 3 libros se encargan entonces de discutir los temas morales. En este se encuentra la antigua historia de los mexicanos además de tratar otros temas religiosos y políticos.

Una de las secciones más destacadas de este libro es una sección dedicada a discutir el tema de la dificultad de hablarles de Dios a los indígenas tomando en cuenta que en sus lenguas no existía una palabra para definir el Ser que se considera un concepto filosófico y teológico esencial. Explica entonces cómo la misión evangelizadora debió ser repensada y ajustada a las realidades que se les presentaban en el virreinato de Perú.

Regreso a España

José De Acosta se trasladó a la Nueva España en 1586 y desde allí partió a Roma en 1592 habiendo sido nombrado visitador de su orden de Andalucía y Aragón. Allí, participa en la V Congregación General de la Compañía de Jesús. Lamentablemente no le fue muy bien puesto que en la congregación se le acusó como rebelde y “cristiano nuevo”.

Sin importar estas acusaciones, José De Acosta seguía siendo apreciado por sus congregaciones y colegas. El resto de su vida se dedicó a escribir y a la enseñanza en Valladolid llegando a ser rector del Colegio de Salamanca, cargo que desempeñó hasta su muerte.

José De Acosta muere el 15 de febrero de 1600 en Salamanca a sus 59 años.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba