Biografía De José Joaquín De Herrera

José Joaquín De Herrera fue un militar y político mexicano que se considera un personaje fundamental de la Intervención estadounidense en México y fue presidente de la República en tres ocasiones.

Vida temprana

José Joaquín De Herrera nace el 23 de febrero de 1792 en el estado de Veracruz siendo hijo de José Rafael Herrera y del Campo y Ana Apolinaria Ricardos Iberri. Es el quinto de seis hermanos nacidos de esta unión. La familia estaba radicada en la ciudad de Perote y allí José Joaquín pasó su infancia.

En 1809 se enlista en el ejército realista siendo cadete del Regimiento de la Corona; ya para 1811 era promovido a capitán.

Carrera política y militar

José Joaquín De HerreraLuego de su participación en la toma de Acapulco en 1817 es nombrado como comandante de la región. Llegado 1829 José Joaquín De Herrera se retira de la milicia con el cargo de Teniente Coronel para regresar a su ciudad de origen donde abrió una tienda. Sin embargo, este retiro no duraría mucho tiempo.

Al proclamarse el Plan de Iguala un regimiento de infantería que llegaba a Perote dispuesto a prestar apoyo a Agustín de Iturbide, se comunica con Herrera para pedirle ponerse al mando del regimiento y aceptó. Junto a este grupo se añadió la guarnición del Fuerte de San Carlos y ambos, bajo las órdenes de José Joaquín De Herrera, se movilizan a Orizaba. El 22 de marzo de 1821 se reúnen con Antonio López de Santa Anna y se unen así al Plan de Iguala.

Al ingresar el Ejército de las Tres garantías a Ciudad de México, José Joaquín De Herrera ostentaba el cargo de General de Brigada. Al coronarse Iturbide como emperador Herrera fue apresado bajo cargos de conspiración por haber mostrado su descontento. Al ser liberado fue electo como representante por su estado al Primer Congreso Constituyente.

José Joaquín De Herrera fue uno de los personajes políticos que aceptaron la abdicación de Iturbide al cargo de emperador en 1823. Se le entrega el cargo de capitán general de la Ciudad de México el 31 de marzo del mismo año. Al comenzar el nuevo gobierno bajo la presidencia del general Guadalupe Victoria Herrera es nombrado como Ministro de guerra, cargo que ocupó entre 1823 y 1824. En este cargo se ocupó de mejorar las condiciones de los cuerpos militares.

Este cargo de ministro de guerra le fue entregado una vez más en 1833 bajo la presidencia de Antonio López de Santa Anna. Luego de este, José Joaquín De Herrera ocupó varios cargos dentro de la política mexicana.

Presidencia interina de México

En 1844 el presidente del Consejo de Estado Valentín Canalizo es nombrado como presidente interino de México para encargarse por Santa Anna. Sin embargo, Canalizo estaba fuera de la capital así que se eligió a José Joaquín De Herrera para ocupar el cargo mientras este llegaba de San Luis Potosí. Este cargo lo tuvo entre el 12 y el 21 de septiembre.

Segundo mandato y guerra con Estados Unidos

Al caer el gobierno de Santa Anna, Herrera fue electo como presidente, cargo que ocupó entre el 6 de diciembre de 1844 hasta el 30 de diciembre de 1845. Fue durante su administración que la República de Texas de anexa a los Estados Unidos por lo que el Senado mexicano decide romper relaciones con el vecino país en marzo de 1845. A pesad de haber preparado al cuerpo militar para entrar en una guerra, prefirió irse por la vía de las negociaciones. Esta negativa de entrar en guerra causó una rebelión en los seguidores de Anta Anna.

Durante este motín el presidente Herrera junto a otros tres miembros de su gabinete fue secuestrado brevemente, pero lograron salir ilesos. En medio del conflicto con Texas, los Estados Unidos deciden reclamar para sí territorios del otro lado del Río Grande que no formaban parte de Texas. Esto trajo como consecuencia el envío de tropas americanas a territorio mexicano. El 13 de mayo de 1846 el Congreso de Estados Unidos decide formalmente declarar la guerra a México.

José Joaquín De Herrera logra reunir un ejército para enfrentar a los estadounidenses al norte que pone bajo el mando del general Mariano Paredes y Arrillaga. Sin embargo, el general desafió las órdenes de Herrera y decide marchar a la Ciudad de México a derrocar al presidente. El 30 de diciembre de 1845 Herrera deja el cargo de presidente.

Al abandonar la presidencia, herrera de hace cargo de la comandancia del ejército sustituyendo a Anta Anna luego de la Batalla de Huamantla.

Tercer mandato presidencial

Luego de la culminación de la guerra, el 30 de mayo de 1848, José Joaquín De Herrera es electo una vez más como presidente, sin embargo en esa ocasión no acepta el cargo. Para persuadirlo, una comisión del Congreso lo visita en su hogar en Tacubaya bajo el pretexto de que si no aceptaba la presidencia podía generarse una guerra civil.

José Joaquín De Herrera acepta entonces el cargo pero todavía la capital de la Ciudad de México aún se encontraba bajo el control de la milicia norteamericana. En consecuencia, el nuevo gobierno se establece en Mixcoac cerca de la capital el 2 de junio de 1848.

Este período de gobierno fue muy difícil para Herrera. Además de los problemas ocasionados por las luchas contra Estados Unidos se desataba una epidemia de cólera. También los caminos estaban controlados por bandidos lo que dificultaba el control de la seguridad y la situación económica del estado luego de los enfrentamientos dejaban mucho que desear. Además de todo esto, la República de Yucatán pide volver a anexarse a México por no poder controlar los levantamientos indígenas. A pesar de los problemas económicos, Herrera accede.

Se presenta una revuelta en contra del gobierno liderada por Mariano Paredes quien pedía que la presidencia se le entregara a Santa Anna alegando que el mandato de Herrera era ilegal. Durante estos sucesos, se culpa a José Joaquín De Herrera de la muerte de Juan de Dios Cañedo.

Su mandato trajo las concesiones para la construcción de una vía ferroviaria que comunicaría Ciudad de México y Veracruz así como una línea de telegrafía entre Ciudad de México y Puebla.

Últimos años y muerte

El 15 de enero de 1845 José Joaquín De Herrera entrega pacíficamente el poder para retirarse a una vida alejada de la política. Herrera fue siempre un hombre muy honrado y tras abandonar la presidencia no tenía grandes medios económicos.

Sus cualidades notables le valieron que el presidente Mariano Arista, su sucesor, lo nombrara como director del Nacional Monte de Piedad, cargo que desempeñó por 10 años.

José Joaquín De Herrera muere a los 61 años de edad el 10 de febrero de 1854 en su casa de Tacubaya. Sus restos fueron enterrados en el Panteón de San Fernando.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba