Biografía De Juan Cordero

Juan Cordero de Hoyos fue uno de los más reconocidos pintores de corriente clásica de México. Se hizo un nombre internacional presentando sus obras en Italia para luego dedicarse a la pintura mural.

Vida temprana

Juan CorderoJuan Cordero nace en Teziutlán, Puebla el 16 de Mayo de 1822 siendo hijo de María Dolores de Hoyos y Mier y el comerciante español Tomás Cordero. Desde pequeño, su padre quiso enseñarle el negocio familiar y durante sus primeros años, Juan trabajó como vendedor ambulante.

Este trabajo era el que desarrollaba hasta que se inscribe en la Academia de San Carlos ubicada en la Ciudad de México. La persecución de su pasión estuvo apoyada por sus padres quienes vieron el talento del joven para las artes.

Para 1844 ya se destacaba como un excelente dibujante por lo que decide seguir sus estudios en Europa a donde viaja junto a su familia. Se instalaron en Roma, Italia donde permanecieron hasta 1853. Una vez allí, se inscribe en la Academia de San Lucas donde estudió bajo la tutela de los maestros Pelegrín Clavé y Natal de Carta. Fueron estos quienes lo dirigieron a la escuela clásica de pintura.

Estancia en Roma

Mientras Juan Cordero se encontraba en Roma, conoce al entonces presidente de México Anastasio Bustamante. Este, reconociendo el gran talento del pintor decide ayudarlo.

Bustamante lo nombra como agregado a la legación cerca de la Corte Pontifícia mientras que la Academia de San Carlos lo hace acreedor de una beca de estudios para ayudar en la continuación de sus estudios académicos. En retribución, Juan Cordero enviaba periódicamente obras suyas.

Durante la estancia del pintor mexicano en Roma, este recibió gran cantidad de halagos por su talento. Las dos obras que recibieron mayor reconocimiento fueron Moisés pintado en 1850 y Regreso de Colón a América, un cuadro que fue llevado a Florencia por petición.

Ambas obras recibieron sendos elogios en la presada nacional y Juan Cordero recibió el honor de que sus pinturas fueran reproducidas en grabados que fueron distribuidos por toda Italia.

Cuando Cordero llega a Florencia para estudiar las galerías del Palacio Pitti, el pintor mexicano es recibido con todos los honores por los críticos de arte. En vista de su talento, los especialistas ingresan a Juan Cordero a la Congregación de pintores virtuosi en Roma.

Vuelta a México

En 1853, Juan Cordero regresa a México trayendo consigo dos cuadros como ofrenda a la Academia de México. Estos cuadros fueron La Mujer Adúltera y El Redentor. Ambas obras se exhibieron con opiniones encontradas en su país natal; principalmente porque la vuelta y el éxito de Cordero generaron una gran tensión con su antiguo maestro Pelegrí Clavé.

Clavé era español y conservador, mientras que Cordero era mexicano y liberal; por esto se cree que la rivalidad entre ambos no solo se trataba de un asunto artístico sino político.

Juan Cordero quería apropiarse de la dirección de la Academia para lo que debía desplazar a su enemigo Clavé quien ocupaba el cargo. La cercanía de Cordero con el General Santa Anna casi lo hace alcanzar su meta; sin embargo, la junta directiva de la Academia no apartó su apoyo del español.

En cuanto a sus trabajos artísticos, Cordero se dedica en México mayormente a pintar murales tanto cívicos como religiosos como la cúpula de la Iglesia de San Fernando. También durante algún tiempo trabajó como retratista, oficio que lo llevó a trabajar en Xalapa, Guanajuato y Mérida.

Juan Cordero muere en la Ciudad de México el 28 de mayo de 1884.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba