Biografía De Roberto Montenegro

Roberto Montenegro fue un pintor, escenógrafo y litógrafo mexicano considerado como uno de los precursores del arte contemporáneo de su país así como un importante difusor del arte nacional.

Vida temprana

Roberto MontenegroRoberto Montenegro nace en Guadalajara el 19 de febrero de 1887 siendo hijo del coronel Ignacio Luis Montenegro y María Nervo. Desde temprana edad demostró un gran talento para el dibujo y comenzó a hacerlo público ilustrando la Revista Moderna de México. En su natal Guadalajara comienza a recibir instrucción con el maestro brasilero residenciado en México Félix Bernardelli.

Montenegro primero había decidido estudiar arquitectura por los que se traslada a la Ciudad de México, sin embargo, pronto abandonó la idea de continuar con esta carrera. Estando en la capital, ingresa a la Academia de San Carlos donde estudió bajo la tutela de grandes maestros como Mateo Herrera, Antonio Fabres, Leandro Izaguirre y Germán Gedovius.

Estando en la capital, conoció y entabló amistad con otros grandes artistas plásticos como Diego Rivera. Su talento y desempeño académico en las artes le valieron una beca para estudiar en Europa. El beneficio de la beca le fue otorgado por la Secretaría de Instrucción Pública en 1906. Esta beca lo llevó a estudiar en París de la mano de otros importantes maestros como Hermenegildo Anglada Camarasa y Colín Cowrstous.

Primeros Trabajos

Las primeras exposiciones de Roberto Montenegro se hacen en París durante sus años de estudio. La primera fue en el Salón de Otoño y en los salones de los Artistas Franceses. En estos presentó un cuadro titulado “Las Flores”.

Para 1910 y medio de la Revolución mexicana, vuelve a su país y a su ciudad natal donde establece contacto con los fundadores del Círculo Artístico. Esta conexión le valió dos exposiciones bastante exitosas. Para 1913 emprende su regreso a Europa donde viviría por los 6 años siguientes. En esta época, tuvo la oportunidad de estudiar las técnicas modernistas de artistas como Juan Triso Picasso.

Una vez en París, asiste a la Escuela de Bellas Artes y tuvo la oportunidad de colaborar con Rubén Darío en la Revista Mundial. Al estallar la Primera Guerra Mundial toma la decisión de radicarse en la isla española de Mallorca. Esta mudanza fue principalmente para seguir a su maestro Anglada y a su amigo y compañero Antonio de la Gándara. Estando en Mallorca hizo varias exitosas exposiciones además de que fue contratado para decorar un mural en el Casino de Palma junto a otros trabajos en lugares públicos de la isla.

Otros trabajos en Europa

Para 1917 fue seleccionado para hacer las ilustraciones de una edición infantil de la obra “La lámpara de Aladino” que fue publicada en la ciudad de Barcelona. En 1918 logra exponer sus obras en Madrid y al año siguiente prestó su talento en Londres gracias a la edición del álbum de dibujos Vaslav Nijinsky.

Durante el gobierno de Venustiano Carranza en 1920 fue designado para trabajar en la decoración del Teatro Nacional así como en la escenografía inspirada en el Art Nouveau de la revista musical “Desde la Luna”.

Experiencias en México

En su natal México, Roberto Montenegro estableció contacto con el escritor José Vasconcelos quien lo ayudó a empujar aún más su carrera en su país natal. Gracias a estas conexiones, comenzó a conocer más acerca de las artes populares lo que le despertó un nuevo interés en ellas.

En su país fue designado jefe del Departamento de Artes Plásticas perteneciente a la Secretaría de Educación Pública. Tener este cargo le permitió organizar su primera exposición exclusiva de arte popular. El general Álvaro Obregón inauguró esta exposición. Su primera exposición formal en su país siguió a este evento. También comienza los trabajos en el mural de la exiglesia de San Pedro y San Pablo. Sus famosos vitrales “La vendedora de periódicos” y “Jarabe tapatío” también fueron diseñados en esta época.

Para 1922 se encarga de decorar el pabellón Mexicano en la ciudad brasilera de Rio de janeiro mientras comenzaba a trabajar en su obra “La fiesta de la Santa Cruz”. El año siguiente comienza un trabajo que duraría 10 años, esta es la ilustración del libro “Taxco, el mural; La historia y el cuento”; en ese mismo período publica “Pintura mexicana 1800-1860” y otras obras importantes.

Además de sus trabajos como pintor e ilustrador literario, se encargó de diseñar escenografías modernas para obras dentro del Teatro Ulises y se encargó de pintar la escalera del Colegio de San Pedro y San Pablo, además de otros importantes murales.

En el año 1934 le fue nombrado Director del Museo de Artes Populares de Bellas Artes. Los años siguientes siguió trabajando en murales tanto en instalaciones públicas como privadas. En 1967 se le galardonó con el prestigioso Premio Nacional de las Artes.

Roberto Montenegro muere a causa de afecciones cardiovasculares el 13 de octubre de 1968 en la Ciudad de México.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba