Biografía De Fray Servando Teresa de Mier

Fray Servando Teresa de Mier nace en Monterrey, Nuevo León, México el 18 de Octubre de 1765. Su familia formaba parte de la burguesía mexicana, su padre Joaquín de Mier y Noriega, fue regidor del Ayuntamiento así como gobernador de Monterrey.

Estudios

Inicia sus estudios en su ciudad natal y a los 16 años ingresa al convento de los Dominicos en la Ciudad de México. Más adelante ingresa al Colegio de Porta Celi donde estudia Teología y Filosofía ordenándose como sacerdote. A los 27 años obtiene su doctorado en Teología egresando de la Real y Pontificia Universidad de México.

Fray servandoTrabajo y famoso sermón

Durante muchos años Fray Servando Teresa De Mier gozó de un muy buen nombre como predicador entre la comunidad. Sin embargo, la polémica nunca estuvo lejos de su carrera. Primero, cuando en 1794 dio una oración fúnebre para Hernán Cortéz que llamó mucho la atención de los feligreses.

Su segundo acto polémico sería un sermón pronunciado el 12 de Diciembre, día de la Virgen de Guadalupe en la Colegiata de Guadalupe. En este sermón Fray Servando puso en duda la aparición de la virgen tal y como se presenta aludiendo que los aztecas eran ya cristianos antes de la llegada de los españoles y que ya esta civilización le rendía culto a la madre de Dios desde la prehistoria. En su discurso quiso decir que los mexicanos no le debían nada a España con relación a la presencia de la virgen.

Este sermón fue considerado como blasfemo y herético por el arzobispo Alonso Núñez de Haro quien lo condena en consecuencia a 10 años de exilio en España y lo excomulga. A pesar de sus intentos de disculpa, el arzobispo no cambió su sentencia.

El exilio de Fray Servando Teresa de Mier

Fray Servando fue enviado a cumplir su sentencia en el convento dominico de Las Caldas, Cantabria, España. Junto a esto, se le prohibió enseñar, confesar e incluso pronunciar sermones además, su grado de Doctor en Teología le fue removido.

Logra escapar de su prisión en el convento pero es capturado y vuelto a confinar, esta vez en el Convento de San Francisco en Burgos. Estando aquí, presenta su caso ante el Consejo de Indias quienes determinaron que no hubo ni blasfemia ni herejía en su sermón. A pesar de esto, no logró que le concedieran la absolución.

En 1801 Fray Servando Teresa de Mier escapa a Bayona, Francia, luego viaja a Burdeos y de allí a París. En esta ciudad trabaja como intérprete, funda una escuela de español y traduce libros del francés.

Al volver a Madrid es condenado a 3 años de prisión por sus sátiras en apoyo a la independencia mexicana. Escapa a Lisboa, Portugal donde comienza a trabajar en el Consulado de España. Durante la invasión francesa de la Península se alista en el Batallón de Voluntarios de Valencia y en 1809 toma parte en varias acciones de guerra.

Regreso a la Nueva España

Viviendo ahora en Londres conoce al político Xavier Mina con quien emprende otra expedición a la Nueva España. En 1817 es apresado en México nuevamente y en 1820 es trasladado a La Habana de donde una vez más escapa. En 1822 regresó a México tras ser elegido diputado al Congreso Constituyente solo para ser encarcelado una vez más pero fue liberado luego de que se nombrara emperador a Agustín de Iturbide.

Luego del levantamiento en Veracruz Iturbide fue exiliado a España, se constituye un nuevo Congreso y se declara la República. En Diciembre de 1823 Fray Servando Teresa de Mier pronuncia su famoso Discurso de las Profecías en la que presenta su negación a la visión federalista. Luego de aceptar en estado federal, se negó a conceder soberanía a los estados.

Muerte

Guadalupe Victoria, el primer presidente de México, lo había invitado a vivir en Palacio Nacional donde pasó los últimos días de su vida entre críticas y elogios. Poco antes de su muerte organizó una fiesta con sus amigos más cercanos en donde presentó un discurso que detallaba las razones de su pensamiento.

El 17 de noviembre de 1827 muere en sus habitaciones del palacio y fue enterrado con honores en el Convento de Santo Domingo de la Ciudad de México. En 1861 se permitió que su cuerpo fuera exhumado y al hacerlo, se le encontró momificado. El suyo, junto al de 12 personas más fue exhibido como víctima de la Inquisición Española. Luego, su momia fue vendida y en la actualidad se desconoce su paradero.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba